El show de Lindsay Lohan

Lindsay Lohan no da pie con bola. Sus últimos looks son la prueba de que a esta “supuesta” actriz le han podido ocurrir dos desgracias: una, que ninguna estilista en activo quiera ya cuidar de su imagen; o dos, que realmente a la Lohan lo que le va es dar la nota cueste lo que cueste. Ya sea luciendo un minivestido que parece hecho con las cortinas del hotel de cinco estrellas en el que se aloja o pareciendo 20 años mayor y con el estilo de una típica buscona de discoteca de extraradio, a Lindsay se le ve muy desmejorada y a años luz de los tiempos en los que su melena pelirroja (y no su actual pelo rubio chamuscado) brillaba sana y bella sobre la alfombra roja. A continuación, el the worst of Lindsay más reciente de una celebrity que, francamente, cada vez cotiza más a la baja.