Jóvenes y perdidos en NY

Hace algunos años se publicó una biografía de Robert Mapplethorpe escrita por Patricia Morrisroe que levantó algunas ampollas entre algunas de las personas que estuvieron cercanas al fotógrafo a lo largo de su vida. Quizá la que más incómoda se sintió al leer aquel libro fue Patti Smith, unida al fotógrafo por fuertes vínculos. Ella y Mapplethorpe se conocieron a  finales de los 60 en Nueva York, cuando ambos eran unos desconocidos que luchaban por abrirse paso en la escena artística. Pasaban hambre pero estaban dispuestos a convertirse en artistas deslumbrantes, a pesar de que el dueño del Max’s Kansas City (el bar en el que reunía noche tras noche lo más chic de Nueva York) no les dejaba entrar porque iban hechos una pena. Mapplethorpe firma la foto de la emblemática portada de Horses, el clásico del rock que sirvió como debú musical a Patti Smith, así como las de Wave y Dream Of Life. La muerte de Mapplethorpe en 1988 fue un duro golpe para la cantante y poetisa, que exorcizó su dolor años después en un poemario, The Coral Sea, una celebración del artista y del amigo (un par de recitales del libro dieron pie a un disco homónimo, recomendable para los fans de la Smith que no le teman al inglés ni a la poesía a pelo). A continuación, Smith optó por contar como era Mapplethorpe desde su privilegiada posición con un texto en prosa entre la biografía y la crónica. El resultado llega a principios de febrero, se titula Just Kids, y promete ser un libro apasionante. ¿Qué otra cosa puede ser si no un libro sobre un personaje como Mapplethorpe hecho por una artista como Patti Smith?