El cuadro de los Grammy

No hay manera. Entre Golden Globes, SAG Awards, Oscars… se entregan los Grammy y se produce el desastre sobre la alfombra roja. Este año el nivel PERDONA??? en este evento supera lo imaginable, así que comencemos el repaso. Beyoncé, para variar, encabeza nuestra lista vestida del revés (¿no es una cremallera lo que hay bajo el escote?) por Stephane Rolland; Britney Spears no debería dejar nunca de ser rubia (y de cumplir con su dieta) y tampoco debería atreverse con un look lencero de Dolce & Gabbana; a Ciara no le pega Givenchy Haute Couture ni con cola, por mucho que se lleve fenomenal con Ricardo Tisci; a Fergie el minivestido de Pucci le está tres tallas pequeño, por lo menos; la alianza entre Lady Gaga y Armani Privé, por partida doble, es ya el expediente X a investigar de la temporada; ¡Jennifer Lopez y Versace se supone que debían haberse entendido a las mil maravillas! Pero no, a la vista está; Katy Perry y su rollo Sharon Stone en Casino, de Zaz Posen, dan mucha pereza; Pink, de Tony Ward Couture (¿?), es una broma de mal gusto en degradé; y, ¡cómo no!, nuestra “adorada” Rihanna, de Elie Saab Haute Couture, completamente overdressed con un vestido de escote estilo merengue. La pregunta es, ¿alguna celebrity fue más o menos bien vestida a este evento? Pues hubo tres o cuatro, pero tampoco merece la pena hablar de ellas.

Beyoncé

Britney Spears

Ciara

Fergie
Lady Gaga
Lady Gaga
Jennifer Lopez

Katy Perry

Pink


Rihanna


Imágenes: WWD / Style.com