Disco de la semana: GOLDFRAPP

Goldfrapp ha abierto con Head First el cajón de los guilty pleasures y lo que ha encontrado le encanta. Adiós al post trip hop, al electro-glam explícitamente sexual y al bucolismo excéntrico. Goldfrapp ha decidido que lo mejor para alguien con una coartada artística a prueba de bomba es hacer un disco comercial sin ninguna coartada artística, excepto una:  la que conlleva su firma. Así de fácil y así de complicado. Pero así de efectivo. Diez canciones (nueve en realidad, porque han decidido incluir un mantra electrónico para cerrar), y que en vez de fijarse en el Giorgio Moroder de I Feel Love y From Here To Eternity han preferido inspirarse en el de Flashdance y Olivia Newton-John. Pop sin tapujos hecho por un dúo que ha decidido enterrar por el momento su lado oscuro. Aunque la verdad es que eso no hace más que acrecentar su morbo.

Head First está editado por Mute / Emi