Difícil pero no imposible

Cada temporada se presentan sobre la pasarela un tipo de tendencias que después pasan sin pena ni gloria por las tiendas. La mayoría de ellas son consideradas tendencias imposibles y forman un grupo sólo apto para verdaderas/os fashionistas (¿algunos ejemplos? Los tejidos de red, el estilo indio navajo, el geisha o los pantalones de ciclista). Esta primavera-verano una de estas tendencias tiene unos protagonistas casi siempre injustamente tratados por la moda: los calcetines. Firmas como Dior (transparentes y con brillo), Rochas (de canalé) o Burberry Prorsum (de algodón y en plan arrugado) apostaron por ellos y convencieron, pero… ¿quién se atreve a llevarlos en la realidad? Pues estas tres señoritas, de izda. a dcha., la it girl Alexa Chung, la cantante Florence Welch y la actriz Leighton Meester. Tres modos de defender lo, en teoría, indefendible con mucho estilo.