Liza Minnelli, forever and ever

Misión cumplida. Un fan acérrimo de Sexo en NY como es un servidor cumplió con su obligación y visitó su cine favorito en versión original para ver la segunda parte cinematográfica de la famosa serie. Bravo. Me retracto de todas mis dudas acerca del film tras no estar satisfecho con la primera adaptación a la gran pantalla. El guión es (más o menos, quizás le sobre la última atribulada media hora) redondo y, por fin, transmite el ritmo, la emoción, el humor, la ironía, la crítica social, la sensibilidad y, cómo no, el sexo que la serie transmitía capítulo tras capítulo (incluyendo a una Samantha más en forma que nunca). ¡Realmente es como ver cinco capítulos seguidos! Como en tiempos de finales de los noventas. Y me atrevo a afirmar que, si no se es fan de toda esta historia, también vale la pena acudir a ver la película para dejarse sorprender por momentos únicos, sublimes, irrepetibles… como el de LIZA MINNELLI!!! Sabíamos de su aparición, pero… jamás te esperas la actuación de este auténtico ICONO (sí, en este caso y en esta web sí está permitido usar la dichosa palabra) versioneando el Single Ladies de Beyoncé. Lo dicho, increíble pero cierto. Su cameo es, sin duda alguna, lo más acertado de un film que, por fin, hace justicia a la serie de televisión. ¡Carrie on!