Homenaje a un gran provocador

En Francia es toda una institución y en Inglaterra un cult hero. Cuando Serge Gainsbourg murió hace casi dos décadas ya era un mito, pero un mito de los de verdad, es decir, se hablaba de él con admiración o con miedo, porque parecía una criatura fugitiva de una realidad donde el orden moral consistía en alterar el nuestro. Gainsbourg grabó discos, hizo películas, creó sex symbols y cuestionó todo lo cuestionable. Dueño de una imagen que atrapa y autor de una discografía que desde hace un par de décadas los indies anglosajones, desde Nick Cave a Beck, adoran y reviven, el maestro Gainsbourg es de nuevo actualidad por un biopic que llega al fin a España (en Francia se estrenó en enero y, como todo lo concerniente a su persona, se convirtió casi en acontecimiento nacional). Gainsbourg: Una vida heróica, es el debut cinematográfico del reputado dibujante y guionista de cómics Joann Sfar y cuenta con una excepcional interpretación del artista a cargo del actor Eric Elmosnino, además de una acertada Laetitia Casta en el papel de Brigitte Bardot y de Lucy Gordon interpretando a Jean Birkin (actriz británica que se suicidó unas semanas después de que terminará el rodaje). Además, el estreno del film coincide con la aparición de libros como el de Tony Frank, que en Serge Gainsbourg recopila muchas de las fotos que le hizo a lo largo de los 60 y los 70. El más golfo entre los golfos se resiste a morir. Suele ocurrir con los verdaderos iconos.

Gainsbourg: Una vida heróica se estrena el 9 de julio.