La misteriosa chica PACHA

Allá por los años 60, Ricardo Urgell no terminaba de encontrar un local nocturno idóneo para él así que decidió montar por su cuenta un nuevo concepto de ocio. Lo abrió en pleno corazón de Sitges, invitando a toda su cartera de conocidos y decorando la puerta con dos cerezas. Así nació PACHA. Para publicitar su local le pidió a Tito Claraso que fotografiara a Katy, una amiga de unos veinte años, e hiciera un póster con la imagen. La foto fue estampada en camisetas que fueron usadas como auténticos flyers; tanto que hasta Ringo Starr fue captado luciendo una de ellas. Así nació la camiseta. Casi cuarenta años después, sigue siendo el topseller de los artículos PACHÁ, y se reivindica este verano como objeto de culto.