Madonna o el poder del Photoshop

Empeñada en quitarse unos años (mejor dicho, 20 años), Madonna no deja de mostrar su completa adicción al Photoshop, tanto en las páginas de papel couché como en la vida real. No hay más que ver su segunda campaña para Dolce & Gabbana para, again, alucinar con el ridículo que está haciendo la diva pop respecto al tema de su edad, 51 años. Su patetismo 100% femenino está llegando a tal nivel que muchos fans ya le ven como la más digna sucesora de otra diva que, en un momento dado, perdió el rumbo respecto al binomio aspecto-edad. ¿Sara Montiel? Podría ser, pero nos referimos a Cher. Nadie (y menos NODIGAS) pone en duda el gran talento artístico de Madonna (y también de Cher), pero es obvio que a nivel personal lo de la edad (y lo de Lady Gaga) no lo lleva nada bien. Más bien fatal. Y claro, los medios no dejan de tomárselo con el mayor de los cachondeos. ¿Un ejemplo? Este anuncio sobre la nueva Adobe Photoshop Day Cream, el “secreto del éxito” para Madonna, gracias al cual podemos comprobar el antés y después de su rostro tras pasar por los filtros del dichoso programita. ¿Otro ejemplo más real? Ella y su hija saliendo de su casa y, horas más tarde, ella y su hija asistiendo a un evento tras pasar por las manos del Photoshop en forma de equipo de estilistas, peluqueros y maquilladores. Pregunta, ¿dónde se supone que se ha quedado el concepto de envejecer con dignidad y elegancia en el showbusiness actual? Respuesta, en la basura.