Vaya sorpresa de portada

En NODIGAS esperamos ansiosos la puesta a la venta del nuevo álbum de Bryan Ferry, Olympia, para el próximo 26 de octubre. Pero ahora que se ha desvelado cómo es su portada, todavía más. La ubicua Kate Moss posa en ella deslumbrante y como si de una clásica (pero actualizada) portada de Roxy Music se tratara. El autor de la fotografía es Adam Whitehead y su concepto estaba claro desde un principio en la mente de Ferry: “La inspiración viene de un cuadro de Manet del siglo XIX, que yo considero precursor del estilo pin-up y de algunas obras pop del siglo XX. La chica debía transmitir el glamour del cuadro original y Kate Moss fue, desde el principio, la primera opción. Ella es una femme fatale de nuestra época, tan atractiva como polémica”. La faceta arty de Ferry muestra, una vez más, su excelente buen gusto al elegir referencias: “El cuadro de Manet muestra a una joven cortesana tumbada sobre una cama recibiendo flores de su doncella, sin duda regalo de algún amante. Lleva puesto poco más que una provocativa expresión y la pintura creó un revuelo cuando se expuso por primera vez en París. Hay un interesante ensayo sobre este tema escrito por Michael Bracewell, que aparece en el libreto de la versión deluxe del álbum”. ¿Y respecto a Kate Moss? Mejor no se lo pudo pasar en la sesión de fotos haciendo realidad los deseos de Ferry mientras exclamaba: “¡Ponme los labios bien rojos, quiero ser una chica Roxy!”.