Disco de la semana: BRYAN FERRY

Con Bryan Ferry uno nunca sabe qué es mejor. Ha estado ocho años sin sacar disco con material propio, pero teniendo en cuenta que lleva lustros haciendo la misma canción, la verdad es que tampoco había prisa. Cuando Ferry no se dedica a grabar la misma canción una y otra vez, graba canciones de artistas que le encantan pero que le quedan un poco lejanos. Así que después de haberse quedado a gusto versionando a Dylan a lo largo de todo un disco, reaparece con más canciones sobre marrones sentimentales y baile. Repelando sus últimas colaboraciones con Groove Armada y DJ Hell para adaptarlas a su gusto, y recuperando canciones como Heartache By Numbers, coescrita con Scissor Sisters (pero que apenas suena a Scissor Sisters) consigue salirse un poco de sus propios esquemas. Respecto a la inevitable costumbre de colar alguna versión, esta vez le toca a Song To The Siren, que pierde toda la fragilidad del original de Tim Buckley, y la etérea belleza de la versión de This Mortal Coil, y se convierte en una fiesta que no viene a cuento. Con todo y con eso, Olympia es de lo mejor que ha grabado Ferry en años. Pero no hace falta que se dé mucha prisa en volver al estudio.

Olympia está editado por EMI