¡Sorpresaaa! ¡Es Madonna!

Hotel Waldorf-Astoria, Nueva York. Se celebraba la quinta gala benéfica Fashion Delivers y el presidente de la empresa Iconix Brand, Neil Cole, invita a compartir el escenario con él a la, probablemente, más apreciada de sus socias. Entonces, va y aparece Madonna por detrás de las cortinas de terciopelo. ¿La reacción de los invitados al evento? ¡De auténtica histeria buscando la opción cámara en sus móviles! Y la sorpresa fue mayor cuando comprobaron que… ¡además estaba guapa! Gracias a un estupendo total look de Stella McCartney compuesto de vestido-jersey bordado y botas altas de piel perforada. Madonna colabora con esta fundación que se preocupa por hacer llegar ropa a las víctimas de desastres naturales desde hace mucho tiempo y también lo hace con Iconix desde que lanzó junto a su hija Lourdes la firma Material Girl. Así pues, su presencia estaba más que justificada en la gala y su look fue de lo más que acertado. Well done, darling.