Una gata llamada Katy Perry

De toda la invasión de fragancias creadas para promocionar a estrellas de la música pop, vamos a destacar una que por su nombre y diseño nos ha llamado especialmente la atención. Se trata de Purr, el perfume creado para que Katy Perry se haga todavía más poderosa como pop star (aunque siga desafinando de mala manera cuando actúa en directo). Ronroneo es el significado del nombre de una fragancia que combina aromas de melocotón, manzana y bambú verde con el jazmín y la rosa de Bulgaria (¿algo que comentar, Carla Royo-Vilanova?). El resultado es… como una macedonia de frutas en un frasco púrpura con forma de gata en celo, justo como aparece Katy en la imagen promocional. Así pues, un perfume recomendado para aquellas noches en las que te sientas Catwoman, es decir, sexy y algo agresiva.