Si Gossip Girl existiera…

No dejaría títere con cabeza al ver cómo últimamente pisan la alfombra roja algunas de sus protagonistas. Se llevan la palma nuestras queridas Blair y Serena, es decir, Leighton Meester y Blake Lively, con unos looks que son de auténtica pesadilla. La primera con el encaje peor entendido de la temporada en forma de jumpsuit; la segunda, medio vestida con la camisa de su novio y una minifalda de paillette psicodélico barato, barato, barato. Si a ellas les añadimos la desaparecida en la cuarta temporada Taylor Momsen disfrazada, para variar, de bruja rockera-stripper y la siempre maligna Michelle Trachtenberg en plan leopardo brillantoso celebrando su cumple en Las Vegas, pues… ya tenemos un cuarteto que haría las delicias de la Reina Cotilla. ¿O no?