RED CARPET OSCARS 2014: LO PEOR

Como siempre, sobre la red carpet de los premios Oscar 2014 hay celebrity disasters y, detrás de ellos, podemos revelar dos principales responsables. En primer lugar, el diseñador Elie Saab y su continua obsesión por crear trajes de las mil y una noches que cada vez se quedan más a medio camino de su objetivo (atención a Elsa Pataky, con un modelo nada aconsejable para una embarazada que está a punto de dar a luz mellizos, y a Angelina Jolie, alardeando de busto como si fuera una veinteañera); en segundo lugar, la firma Versace y su sentido de la elegancia hortera y barato (atención a Lady Gaga y Jada Pinkett Smith ¡de rosa! y Kate Hudson creyéndose Joan Crawford cuando, obviamente, no lo es). Respecto al resto, felicitaciones a Chris Hemsworth, U2 y Pharrell Williams por llevar los esmoquins más feos y ridículos, a Gabourney Sidibe por vestir su gran silueta de la peor manera posible, a Kerry Washington por ponerse un trozo de tela sin planchar sobre su embarazo, a Sally Hawkins por desaparecer tras un Valentino too much para ella y a Emma Watson, Glenn Close y Julia Roberts por hacer del negro una opción soporífera. De Liza, Whoopi y Spike… no digo nada y dejo que sus looks hablen por si solos.