TOMÉ, UNOS BOTINES MUY ESPECIALES

Nada me da más satisfacción que descubrir del modo más inesperado un producto de moda realmente especial. En tiempos regidos por el implacable marketing es todo un lujo encontrar propuestas que nadan contracorriente y triunfan. Éste es el caso de los botines Tomé. Desde su pequeña e impecable tienda tricolor en la madrileña calle San Vicente Ferrer, 74, Carolina Tomé, responsable de la firma y gran erudita en temas musicales gracias a un intenso pasado discográfico, defiende un proyecto que no sigue tendencias y rinde tributo a un tipo de calzado de origen inglés que se diseñó por primera vez en 1840 para que la Reina Victoria no tuviese que atarse los cordones para ir al campo y que, posteriormente, fue adoptado por la escena del r´n´r desde finales de los años 50 hasta ahora. A través de varios modelos para chico y chica (con nombres propios tan sugerentes como Kink, Caveman, Beat, Quant o Lady London) la firma Tomé pone a disposición de sus clientes una colección permanente, algunas piezas en edición limitada y, si nada de esto se ajusta a lo deseado, proporciona la opción de encargar pedidos especiales. Todos ellos están fabricados en España bajo estricta supervisión, con los mejores materiales y técnicas y su precio final es realmente asequible. Si los botines son tu debilidad, no dudes en descubrir los de Tomé a través de su estupenda web o visitando su encantadora tienda.