ÁLBUM DEL MES: LANA DEL REY

Enfrentarse al segundo álbum cuando el primero como Lana del Rey ha resultado ser un éxito millonario de ventas en todo el mundo no es tarea fácil. Si además te conviertes en el hype de todas y cada una de las revistas de moda y música del planeta y se monta una gran polémica a tu alrededor que te acusa de fraude prefabricado (tanto física como musicalmente) o de anti-feminista, pues… la cosa se complica. En más de un momento, Lana pensó en refugiarse en su mansión estilo Sunset Boulevard de Los Angeles y darse a la bebida como, al parecer, ya se dió en sus años mozos. Pero no. La cantante californiana planta cara con Ultraviolence y se sumerge, una vez más, en el oscuro mundo de la depravación made in USA. Drogas, coches, dinero y chicos malos (junto a hombres turbios y maduros) son sus temas predilectos y Dan Auerbach, líder de los Black Keys, se ha encargado de una producción menos ampulosa que en Born To Die y, por tanto, más creíble y acertada. La voz de Lana suena mejor que nunca en los sinuosos singles West Coast y Shades of Cool o en temas destacables como Brooklyn Baby o Money Power Glory y la música que la envuelve se ha templado, tanto respecto a las orquestaciones como a posibles ritmos hiphoperos. El resultado es un álbum mucho más atmosférico, muy mid-tempo, en el que Lana del Rey sigue insistiendo en su personaje de fugitiva pop-noir… pero de un modo mucho menos forzado.

Lana-Del-Rey-Ultraviolence-Deluxe-2014-1200x1200 copia