ÁLBUM DEL MES: ED SHEERAN

Quién lo iba a decir. El rey británico del teen folk Ed Sheeran se ha hecho mayor en solo dos años. Cuando en 2012 publicó su aclamado y mutivendido álbum + y, posteriormente, se dedicó a colaborar a ambos lados del Atlántico con productos pop como One Direction y Taylor Swift, nadie pensaba que su siguiente movimiento en la industria musical mainstream incluiría grabar un segundo álbum titulado X (leído como Multiply) que, la verdad, es la prueba de que Sheeran ya no es tan teen. El perfecto equilibrio entre folk y pop de este trabajo es la clave para comprobar que su nuevo engranaje producido por Rick Rubin y parte de los Snow Patrol funciona de maravilla y su hit global Sing (compuesto junto a Pharrell Williams) es el ejemplo más claro de cómo es la nueva actitud del cantante de Suffolk. Más provocador (sin llegar a ser agresivo), más deslenguado (sin llegar a resultar maleducado), más sensual (sin ponerse en plan sexy porque él no es Justin Timberlake ni Adam Levine), el Sheeran 2.0 tiene de todo y para todos en un álbum que, probablemente, venderá el doble o triple que su antecesor. Baladas como One o Photopraph, canciones pop como Don´t, Afire Love o Bloodstream o temas más hiphoperos como The Man forman parte de un crisol que, sin dejar de ser comercial y facilón, demuestra una madurez artística inesperada que, la verdad, se agradece.

sheeranX