SELENA GOMEZ Y SU ALLURE ESTÁN… LOOOST

Hace un año, antes de agotarse físicamente por un exceso de trabajo y mentalmente por el acoso del cansino de Justin Bieber, Selena Gomez era todo un ejemplo de buen gusto al vestir (de hecho, en esta misma web le dedicamos un post bautizándola como Selena 2.0 y celebrando su paso a la vida adulta con un estilo impecable). Pues bien, estos últimos meses nos dejan claras dos cosas: la primera, que la cantante debe haber cambiado de estilista personal… para mal y, la segunda, que su propio encanto (o allure, en francés) se ha esfumado. Sus últimas apariciones en eventos nos muestran una cara hortera que delata cómo la pobre Selena no tiene ni-i-de-a de moda. La ausencia total de criterio personal le ha colocado en las manos equivocadas y sus looks dan auténtica vergüenza ajena por el chonismo que transmiten. ¿Volverá al buen camino la ex-estrella de Disney o se habrá perdido para siempre una de las pocas pop stars actuales que tenía una belleza fresca y apetecible? El tiempo dirá.