ÁLBUM DEL MES: U2

O con ellos o contra ellos. Después de la polémica que ha surgido por el acuerdo millonario entre U2 y Apple para regalar su nuevo álbum, Songs of Innocence, a todos los usuarios de iTunes, parece que la música ha pasado a un segundo plano. Y es una pena, porque la banda irlandesa ha grabado el disco que, probablemente, les ha devuelto cierta energía que habían perdido en los últimos años. Producido en su gran mayoría por Danger Mouse (y retocado por Paul “Adele” Epworth y por Ryan “One Republic” Tedder), resultado final no es tan wow como se esperaba. En este decimotercer trabajo de los irlandeses, además de sonar a más de lo de siempre, se nota a la legua que todo el mundo a metido mano y que se ha tratado de enmendar material que, en otros tiempos hubiera ido directamente a la papelera. ¿Hay cosas que agradecer? Por supuesto. De entrada, suena fresco a lo largo de toda su escucha, no suena tan forzado como los últimos trabajos de la banda en los que han andado metidos Bian Eno y Daniel Lanois. Los temas, más cortos y menos atmosféricos ganan puntos sobre prácticamente cualquier corte de su anterior álbum y su duración parece más o menos la justa. Las guitarras han cobrado importancia y mantienen el toque característico de la banda, aunque evidentemente, con la tranquilidad que va dando la edad. Y las baladas de mechero se han reducido a las justas, sólo tres intentos de tocar la fibra sensible son todo un logro en un disco de U2. Así pues, con este álbum aprueban, pero no con nota. ¿Deberían habernos sorprendido con un giro musical a lo Achtung Baby a estas alturas? Pues sí. Que tomen nota de Bowie y su The Next Day. Más claro, agua.

U2-Songs-Of-Innocence-album-cover-artwork