UP & DOWN DICIEMBRE 2014

UP!!!

Bueno, bueno. Finiquitamos el año 2014 y lo hago felicitando al veterano grupo TAKE THAT por sobreponerse a la pérdida de otro componente, convertirse en trío y grabar un nuevo álbum titulado III que es, una vez más, un compendio de canciones pop perfectas para hacernos la vida mucho más divertida y llevadera. En la gran pantalla, cotiza al alza el intenso biopic sobre JAMES BROWN, titulado I Feel Good en nuestro país por arte de marketing promocional (en inglés se llama Get On Up). A nivel celebrity, soy muy pesado pero… TILDA SWINTON en plan monocolor vestida de Haider Ackermann me ha vuelto a enamorar en la entrega de los Gotham Awards. Como colección cápsula del momento, atención a la nueva entrega de la propuesta que Pharrell Williams ha creado para ADIDAS ORIGINALS con las Stan Smith a lunares como protagonistas. Y por último, un gadget tecnológico con un punto retro, el nuevo walkman de SONY que, por fin, permite escuchar la música en alta definición. Lujazo para los oídos.

DOWN!!!

Comienzo valorando a la baja la nueva peli de WOODY ALLEN, Magia a la Luz de la Luna, por ser ñoña y aburrida y por desaprovechar el gran talento de dos actores como Colin Firth y Emma Stone. También por aburrimiento y sopor, incluyo en este apartado el nuevo álbum de versiones de ANNIE LENNOX, titulado Nostalgia y creado para confirmar que la ex-cantante de Eurythmics funciona por la ley del mínimo esfuerzo y no piensa ponerse las pilas con nuevo material que nos sorprenda. A nivel moda… destaco la pereza inmensa que me produce la avalancha de JERSEYS CON OCHOS que hay esta temporada, un tipo de punto que engorda y me recuerda a una época pija de la moda nada apetecible. A nivel celebrity, dar la enhorabuena a MILEY CYRUS por el cuadro continuo que ha hecho en su visita a la Art Basel de Miami, con look semidesnudo con peluca chunga incluido. Y, por último, denunciar la pérdida de un gran diseñador por culpa del chonismo reinante a través de cantantes de medio pelo como Rita Ora: TOM FORD. Al mismo tiempo que su cara se transforma por culpa del botox, etc., su ropa se convierte en lo peor de lo peor. Es un hecho constatado. Lo es.