ÁLBUM DEL MES: MADONNA

Ya está aquí, ya llegó. Tras toda la polémica surgida por la filtración online de gran parte de sus canciones, Rebel Heart, el nuevo álbum de Madonna ya está a la venta y la sensación que deja tras una primera escucha completa es… contradictoria. En primer lugar, debo recomendar la versión deluxe del disco aunque esté compuesta por 25 canciones y parezca misión imposible escucharlo de principio a fin. No lo es. Voy por partes. La apertura corre a cargo del primer single, Living For Love, toda una revisión del estilo Like A Prayer a ritmo house que… se queda a medias respecto a lo que debería emocionar, el tema es correcto y punto, de ahí que no se haya convertido en un hit mundial. A continuación, Devil Pray muestra una cara electrofolk sofisticada made in Avicii que resulta apetecible, seguida del segundo single, Ghosttown, una balada midtempo bonita e intensa creada a medida para que Madonna se luzca. Tras este prometedor comienzo llega la parte que no funciona en absoluto; temas como Unapologetic Bitch, Illuminati y Bitch I´m Madonna, producidos por Diplo o Kanye West a ritmos reggae, dancehall o dubstep, pretenden situar a Madonna en la liga donde juega Nicki Minaj (que por cierto colabora en uno de ellos) y esto es un error de planteamiento absoluto. Con Hold Tight y Joan of Arc volvemos al buen camino, pero entonces llega Iconic y de nuevo el rapeo se hace insoportable. A estas alturas el disco para alguien que solo busque la cara más pop de la artista se ha convertido en una montaña rusa de aciertos y desaciertos… que continúa. La situación se endereza con la balada HeartBreakCity, se tuerce con Body Shop o Holy Water y se reendereza con Inside Out y Wash All Over Me. Uf. Fin de la versión standard del álbum. Conclusión: es más que obvio que en Rebel Heart hay dos bandos de canciones enfrentados y uno de ellos es el correcto. Ahora llega el momento de animar al personal a descubrir los mejores bonus tracks de la versión deluxe. En ella, no hay que perderse la canción que da título al álbum, la balada Messiah y los temas dance Beautiful Scars, Graffiti Heart y Addicted… ¿por qué no forman parte ellas de la versión standard en vez de tanto rapeo cansino? Chi lo sa. En definitiva, Madonna suena mucho mejor que en sus anteriores trabajos Hard Candy o MDNA, menos tuneada y más relajada, pero… no debería meterse en terrenos musicales que no son los suyos y dedicarse DE LLENO a lo que mejor sabe hacer: música pop.

202928-618-616