LOS DISEÑADORES Y SUS FASCINANTES MUSAS

Sin su presencia, probablemente, no se habrían escrito algunos de los capítulos más interesantes de la moda. Sus diseñadores siempre han tenido fama de ser unos caprichosos a la hora de rodearse por mujeres especiales que les sirvieran de inspiración y su fidelidad hacia ellas, a veces, no ha durado eternamente. En otras ocasiones, el affaire entre creador y musa ha sido tan intenso que ha resistido durante décadas. Por ejemplo, Calvin Klein, pasados los ochentas, prescindió de su inseparable Brooke Shields y le dio la bienvenida a la belleza grungy de Kate Moss; por el contrario, Yves Saint Laurent siempre le fue fiel a Catherine Deneuve, como lo fue Oscar de la Renta a Naty Abascal, André Courrèges a su mujer Coqueline o McQueen a su adorada Isabella Blow. En la actualidad, las auténticas musas se confunden con celebrities contratadas por las firmas para ser imagen. No es lo mismo. Pongo tres ejemplos, el de Marc Jacobs y Sofia Coppola, el de Riccardo Tisci y Mariacarla Boscono y el de Alexander Wang y Erin Wasson. Su relación siempre ha ido más allá de lo profesional y no hay que olvidar que ellas les ayudaron (y mucho) en sus comienzos. Ahora que están en lo más alto continúan manteniendo esa compenetración fascinante que se establece cuando una musa maravillosa va evolucionando a medida que lo hace la propuesta de moda de un creador. A continuación, una galería de parejas inolvidables e inspiradoras por orden cronológico que están o ya no están entre nosotros. Eso, poco importa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.