SIETE CREADORES Y UNA GRAN FIRMA EN LA EXPO DEL OTOÑO

De 1947 a 2017 la firma Christian Dior ha escrito páginas y páginas de moda a través de varios diseñadores. Su trabajo es el protagonista de la gran exposición Christian Dior, Couturier Du Rêve, en el Museo de Artes Decorativas de París hasta enero de 2018. Obviamente, la fascinante historia de esta maison comienza con su propio fundador, ese genio que revivió la Alta Costura tras la Segunda Guerra Mundial con una serie de novedosas siluetas que cautivaron al instante un público y una prensa poco receptivos en aquellos momentos tan duros. Christian Dior se fue demasiado pronto en 1957 y lo hizo justo cuando su propuesta era la más admirada, deseada y copiada por las mujeres de todo el mundo. Después llegaría fugazmente Yves Saint Laurent, poco motivado por la clásica elegancia de la firma y siempre enfrentado a los y las que no le dejaban conectarla con lo que realmente estaba pasando en la calle en los años 60. Tras él, le tocó el turno a Marc Bohan, discreto director creativo que consiguió mantenerse en su puesto tres décadas sin realizar un trabajo realmente destacable. Menos mal, que en los 80s la firma se atrevió a contratar un diseñador que no fuera francés y entonces llegó el gran Gianfranco Ferré para devolver el brillo y la sofisticación a Dior. En los 90s, la maison decidió volverse atrevida y provocadora, por eso se contrataron los servicios del enfant terrible John Galliano. Su etapa fue sublime y Dior se transformó en una empresa de moda global sin perder su glamour extremo a través de colecciones (y desfiles) inolvidables que rindieron tributo a un planeta multicultural. El desafortunado despido de Galliano permitió que la firma contara con otro grande del diseño de moda contemporáneo, Raf Simons. El belga depuró todo con su sutil minimalismo y devolvió la discreción a una firma que, probablemente, necesita tomarse este respiro. Sin embargo, en 2016 llegó de nuevo el momento de arriesgar contratando la primera mujer al frente del imperio Dior. Maria Grazia Chiuri fue la elegida y, por ahora, sigue en su puesto tratando de “revolucionar” la firma con una visión feminista muy acorde con los tiempos que vivimos. 300 vestidos, junto a una gran colección de accesorios, tejidos, bocetos, ilustraciones y fotografías, muestran el trabajo de estos siete creadores tan diferentes entre si… con un único elemento en común: Dior.