HOMENAJE AL REY DE LOS SEXY JEANS

Nos ha dejado Elio Fiorucci, un visionario pop de la moda que deja un legado único e inigualable. Sin él, las décadas de los 70s y 80s no habrían sido tan divertidas y provocadoras. Cuenta la leyenda que Elio vio claro el estilo de su firma cuando viajó a Ibiza a principios de los setentas y vio lo bien que les quedaban los jeans a unas chicas que se bañaban con ellos en una piscina durante una fiesta muy loca. A partir de ese momento, Fiorucci se propuso vestir a las mujeres con el denim más sexy y divertido. Y lo consiguió. Elio construyó un imperio de la nada y se afincó en Nueva York para vivir a tope las noches de Studio 54 en la zona vip, junto a Warhol, Liza, Bianca y Halston. Mientras, su empresa crecía y escandalizaba a la opinión pública con unas campañas de publicidad históricas que, al principio, se inspiraron en el estilo pin up y luego fueron hacia la sensualidad setentas en clave pop y la estética new wave. Durante los ochentas, mucho sentido del humor y un sentido único de lo kitsch hicieron de su tienda en la 59th St. un santuario frecuentado por jovencísimos estudiantes de moda como Marc Jacobs y jovencísimas cantantes como Madonna. Allí aprendieron bien la lección: no hay límites para la creatividad bienintencionada y siempre es más apetecible si se plantea con cierto aspecto sofisticado. La maravillosa locura de Elio Fiorucci fue, poco a poco, dejando de tener presencia en el fashion system, pero su gran aportación estética está ahí para que sirva de ejemplo creativo a las nuevas y futuras generaciones.