¿QUIÉN SE ESCONDE TRAS PETITE MELLER?

La respuesta es sencilla. Una cantante de origen parisino que, además de estudiar Filosofía en la Sorbona, se ha convertido en una de las artistas revelación de 2016 (e it girl en las mejores revistas de moda). Su hit del pasado año Baby Love le abrió las puertas del éxito internacional gracias a su pegadizo estribillo y a un vídeo rodado en África en el que ya dejó claro que el aspecto visual es uno de sus fuertes. La imagen de Petite Meller es un cruce entre una delicada Mia Farrow de los años 60, una muñeca de porcelana y un actor de kabuki, y en los vídeos de los singles que, poco a poco, ha ido extrayendo de su recomendable álbum de debut Milk Bath le saca partido al máximo… situándose en paisajes inesperados e interactuando con animales y bailarines varios. Ella dice que le inspiran obras de Visconti, Fellino, Hitchcock o David Hamilton, y que la música jazz de Duke Ellington, Dizzy Gillespie y Van McCoy es su banda sonora preferida para la vida que lleva en Brooklyn. Está claro que todo ello forma parte de un cóctel pop conceptual que resulta muy apetecible. Para comprobarlo dadle al play de sus vídeos y…