¿Y SI LONGCHAMP FUESE UNA FIRMA DE ESTILO VANGUARDISTA?

¿Qué ocurre cuando un bolso topseller interacciona con un diseñador avant-garde? Resultados realmente inesperados. Esta temporada es lo que ha ocurrido cuando la legendaria firma LONGCHAMP ha puesto en manos de SHAYNE OLIVER (responsable de la firma de culto masculina Hood By Air) su bolso Le Pliage. La colección cápsula resultante responde a la sana costumbre por parte de Oliver de salirse de su zona de confort al aceptar colaboraciones: “Me gusta retarme a mi mismo y llevar a cabo cosas poco convencionales, porque resulta muy liberador“. Y qué mejor oportunidad que experimentar con todo un clásico de la moda, probablemente el bolso de viaje más famoso de la historia.

Palabras como HIATUS o REALNESS destacan en los diseños de inspiración urbana que Oliver ha realizado a partir del original, ampliando la propuesta con calzado, prêt-à-porter e, incluso, portatrajes. En todos ellos se desafían las proporciones y se alteran las formas, invitando a abrir la mente respecto a conceptos tradicionales de moda. Es lo que tiene ser un auténtico outsider de la moda convertido en hype de la década, poder romper con las reglas y salir vencedor ante las miradas atónitas de los más recelosos. Reinterpretar Le Pliage del modo más inesperado posible era un auténtico reto y, tanto Oliver como la firma Longchamp, han logrado que esta propuesta capture ese vanguardismo urbano que tanto triunfa en la actualidad.