EL REGRESO DE LA GRAN LAURYN HILL… GRACIAS A LA FIRMA WOOLRICH

Sin ella… Rihanna no estaría donde está. En los años 90 y junto al grupo The Fugees, LAURYN HILL llegó a lo más alto de la música r&b y, posteriormente, publicó un álbum de debut que batió récords de ventas y de premios. Cuando todo le iba de maravilla y Lauryn se postulaba como la próxima gran estrella afroamericana… decidió retirarse acusando a la industria musical de haberle maltratado. Se casó con un hijo de Bob Marley y tuvo cinco hijos, alejada de la fama y aislada de la sociedad occidental que tanto le veneraba.

Después llegó un amargo divorcio, un sexto hijo de padre desconocido, una estancia en la cárcel por evasión fiscal, la pérdida de la custodia de sus hijos, ningún nuevo álbum y una mini gira con The Fugees para intentar recuperarse de su complicada situación. Más o menos lo ha conseguido a lo largo de esta década, en la que ha vuelto a los escenarios (siempre vestida del modo más estrafalario posible) y ha decidido pisar de nuevo algún que otro estudio de grabación. Lo curioso de toda esta historia es que, a pesar de los avatares sufridos por Lauryn, su status musical casi no se ha visto afectado y su presencia siempre capta la atención del gran público. Por ello no es extraño que una firma de moda como WOOLRICH le contratara para protagonizar su campaña de este otoño/invierno.

El resultado es 100% Lauryn… con la ayuda del estilista Mel Ottenberg (famoso por trabajar para Rihanna, ¿casualidad?) y las imágenes se han fotografiado frente al mismo teatro de Harlem en el que la cantante grabó el vídeo de su hit Doo Wop (That Thing) hace ahora 20 años.