MARC JACOBS Y SU GRUNGE COLLECTION DEL 93… PARA UNA NUEVA GENERACIÓN

Hay momentos en la historia de la moda que son impagables. Uno de ellos ocurrió en 1992, cuando un jovencísimo MARC JACOBS decidió de diseñar looks preppy para la firma Perry Ellis y, fijándose en la escena rockera underground que comenzaba a bullir en Seattle, creó una colección para la primavera-verano de 1993 (adjunto la prueba visual abajo) que resumió el abc de la estética grunge para mujer. Su presentación durante la fashion week neoyorquina supuso su fulminante despido; Helena Christensen y Christy Turlington con botas Dr. Martens y vestidos camiseros a cuadros, Tyra Banks con sandalias Birkenstock y tops de terciopelo, Shalom Harlow con zapatillas Converse y, de la mano, Kate Moss y Kristen McMenamy cerrando el desfile como «marido y mujer» con camisetas ilustradas por Robert Crumb. Todo creado para provocar una reacción en la prensa especializada que algo tardó en considerar la provocación de Jacobs como una auténtica genialidad para después encumbrarlo como uno de los diseñadores clave de los 90s.

Con su planteamiento rompedor, Jacobs se libró de la pesadilla que suponía trabajar para uno de los ilustres nombres del American Style y fundó su propia firma, dedicada a convertir lo feo en tendencia, a llevar el aspecto vintage hasta los escaparates de las mejores tiendas del mundo. Su hazaña, décadas después, continúa siendo un buen ejemplo de cómo no seguir las reglas del juego para captar la atención y, de paso, convertirse en un topseller. Su provocación de naturaleza grunge ayudó a definir el estilo de los 90s y rompió en mil pedazos la imagen divina e intocable del fenómeno top model; esas mismas tops con él se mostraron reales y desafiantes… de un modo muy diferente, conectadas con un fenómeno musical que estaba a punto de explotar a nivel mundial con bandas como Nirvana, Pearl Jam, Alice in Chains o Soundgarden.

Esta temporada la firma Marc Jacobs ha decidido recuperar esta famosa Grunge Collection (con el permiso de la firma Perry Ellis, obviamente) a través de 26 looks que, ahora, lucen tops de ahora como Gigi Hadid, Binx Walton, Anok Yai, Slick Woods o Dree Hemingway ante la cámara, cómo no, de Juergen Teller. A ellas se han unido Coco Gordon Moore, hija de la gran Kim Gordon (integrante del grupo Sonic Youth y protagonista de la primera campaña de Jacobs), y Lily McMenamy, hija de Kristen, luciendo la famosa camiseta de Crumb. La propuesta llega en un momento de la moda en el que la estética grunge se ha recuperado para que nuevas generaciones decidan vestirse con ella y plantar cara (lavada) a un panorama plagado de movimientos que luchan contra las desigualdades. ¿Funcionará la estrategia? Por el momento ya hay lista de espera para varias de las prendas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.