GUCCI VS. DAPPER DAN SE DESPIDEN CON UN LUJOSO (Y EXCLUSIVO) LIBRO

Rebobinamos dos temporadas hasta 2018. Y recordamos que la firma GUCCI, a través de su ávido director creativo Alessandro Michele, rindió homenaje a un diseñador mítico del barrio de Harlem. ¿Su nombre? DAPPER DAN.

Este señor, para muchos un auténtico desconocido, alcanzó cierta fama en los años 80 realizando «versiones» (ahora se llamarían mash-ups) de diseños de firmas lujosas como Gucci para que su vecindario pudiera llevar a cabo sus peculiares estilismos a posteriori. El resultado era tan variopinto y auténtico que algunas de las mejores publicaciones de la época, como Interview, no dudaron en dedicarle espacio y en idolatrar al gran Dapper. Y claro, pioneros del hip hop como Eric B. & Rakim, Salt-n-Pepa y LL Cool J se convirtieron en clientes de su boutique (que estaba abierta casi las 24 horas del día durante toda la semana).

En 1992, a Dapper se le fue a pique el negocio (por una demanda de la firma Fendi, todo hay que decirlo) y cerró para dedicarse a sobrevivir durante más de dos décadas gracias a los encargos que recibía de fieles clientes… hasta que llegó Michele y adaptó un diseño de una chaqueta suyo de 1989 para la firma Gucci. Fue entonces cuando el creador italiano reivindicó públicamente la obra y figura de Dapper, de 74 años, y convenció sus jefes en Florencia para realizar una colección de sastrería masculina en colaboración con él. La cápsula se hizo realidad y, atención, se vendió solo en una pop-up boutique que Gucci abrió en la Avenida Lenox de Harlem y se convirtió en lugar de peregrinaje para todos los fashionistas del mundo.

El homenaje y rescate del olvido de Dapper Dan se completa ahora con un precioso libro titulado Dapper Dan´s Harlem y editado por Ari Marcopoulos en edición limitada de 500 ejemplares con tapas de cuero (más adelante se pondrá a la venta una versión comercial, también a través de la editorial londinense IDEA). La obra ilustra toda la peripecia anteriormente explicada con la ayuda de imágenes donde aparece posando el propio Dapper y el actual vecindario de Harlem, lleno de personajes anónimos y no tan anónimos.