TRIBUTO AL GENIO REBELDE (Y SIEMPRE CHIC) DEL GRAN KARL LAGERFELD

Quedan ya pocos maestros de la moda en activo… un término que en el caso de KARL LAGERFELD se queda realmente corto. El legado de este diseñador alemán de origen alemán y adopción parisina es el primer caso de imparable personalidad polifacética en la historia de la moda. Su fichaje en 1983 por CHANEL se convirtió en la prueba fehaciente de que las legendarias maisons necesitaban genios rebeldes con un acertado sentido chic como él para sobrevivir al acelerado ritmo del prêt-à-porter.

Antes de que esto sucediera, Lagerfeld había iniciado su trayectoria en los talleres de Pierre Balmain y Jean Patou, había definido el estilo bohemio de la firma CHLOÉ y había comenzado su maravilloso affaire con la moda made in Italy a través de su estrecha colaboración con las hermanas FENDI. Pero, sin duda, fue su trabajo para la maison fundada por Coco Chanel el que le abriría la puerta del Olimpo de creadores… en el que, cómo no, ocupaba un lugar destacado su eterno rival (y finalmente buen amigo) Yves Saint Laurent.

Gracias a su capacidad para reinterpretar una y mil veces el universo Chanel tuve el honor de poder entrevistarle para VOGUE España en su maravillosa librería parisina. Mi encuentro con el káiser de la moda no pudo ser más divertido y cordial… a pesar de todo el miedo que su entorno profesional me había metido en el cuerpo previamente. Tan solo su complicado acento en inglés mezclado con francés y alemán a partes iguales me supuso cierta dificultad que, más tarde, solucioné gracias al rewind de mi antigua grabadora con mini casete.

Durante nuestro encuentro pudimos hablar de su amplia cultura musical y de su amor por la fotografía o por el cine, también de sus fascinantes musas (mis idolatradas Inès de la Fressange, Vanessa Paradis y Lady Amanda Harlech), de la época de las top models, de su temor al plantearse diseñar menswear, de su propia firma, de su obsesión por las gafas de sol, los anillos y el blanco y negro e, incluso, de su libro con los secretos de una dieta que le cambió la imagen (y la vida) por completo… inspirado por el gran éxito de un joven Hedi Slimane.

Su increíble capacidad para crear no ha cesado hasta unos pocos meses antes de fallecer a los 85 años y quiero pensar que ella fue la principal razón por la que Lagerfeld se mantuvo en lo más alto de la moda durante casi cuatro décadas. Por el momento, su mediática e inspiradora gata Choupette se ha quedado con nosotros para custodiar un legado que siempre será único e imprescindible, el resultado de una longeva carrera profesional que confirma lo que ya sabíamos: la rebeldía creativa no tiene edad y quien diga lo contrario… se equivoca.