UN FENÓMENO MUSICAL (Y ESTÉTICO) GLOBAL LLAMADO… BILLIE EILISH

Nació en Los Angeles hace tan solo 17 años y, desde que comenzó su carrera en 2015, BILLIE EILISH no ha dejado de acumular récords. Primero a través de SoundCloud, después de Spotify y de YouTube y desde principios de este año en las listas de ventas de todo el mundo.

Es curioso ver cómo su primer álbum, titulado Don´t Smile At Me y editado en 2017, ha conseguido convertirse en un éxito de ventas gracias a la publicación de su pegadizo e inquietante hit Bury A Friend. Y ahora, llega el segundo álbum titulado When All Fall Asleep, Where Do We Go? y… Billie se ha convertido en todo un fenómeno global de origen cien por cien digital.

Las comparaciones son odiosas, pero a veces su estilo al cantar y componer recuerdan al de la estupenda Lorde. Sin embargo, Billie ha decidido ir bastante más lejos en lo que a su estética dark se refiere, adentrándose en terrenos que resultan un tanto paranoicos y esquizofrénicos.

Si a esto le añadimos los tics nerviosos que sufre debido al síndrome de Tourette que padece, tenemos ante nosotros una artista que rompe moldes y no teme a mostrarse tal como es… rodeada por un halo siniestro que, la verdad, le hace realmente irresistible. Para comprobarlo no tenéis más que darle al play de sus últimos vídeos, una buena muestra de que el pop adolescente en femenino no tiene por qué ser cursi o sexy.