ADIÓS A TERRY O´NEILL, EL GENTLEMAN DE LA CÁMARA QUE CONQUISTÓ HOLLYWOOD

Se fue un mito tras la cámara. El fotógrafo británico TERRY O´NEILL falleció a los 81 años y nos dejó un legado visual en el que la moda y la música fueron grandes protagonistas. Sus trabajos se han podido visualizar en galerías de arte y forman parte de colecciones privadas en todo el mundo, pero ante todo fueron portadas de revistas o formaron parte de la promoción para míticas películas.

O’Neill comenzó a destacar captando la cultura de los jóvenes en los años sesenta, más conocidos en el Reino Unido como los swinging sixties, con los Beatles en el momento más alto de su fama. Además de fotografiar a los Stones, también tomó instantáneas de David Bowie, Led Zeppelin, Elton John o Eric Clapton en momentos clave de sus carreras.

Fue entonces cuando Hollywood llamó a su puerta, a través de buenos amigos como Michael Caine, Raquel Welch y, cómo no, Faye Dunaway, con quien estuvo casado en los 80s y a quien le hizo la histórica fotografía en el hotel Chateau Marmont tras ganar su Oscar por el film Network. Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor o Frank Sinatra adoraban posar ante su objetivo, mientras O´Neill colaboraba en varias películas de James Bond como fotógrafo oficial.

Se mantuvo activo hasta casi el final de su vida con constantes colaboraciones en publicaciones como GQ, una de las más fieles al estilo que este auténtico gentleman de la cámara creó con la mayor humildad posible.